Palabras en español sobre ropa

En esta entrada voy a explicar el origen de algunas palabras en español sobre ropa de una forma entretenida. Seguro que alguna vez, desesperado por la cantidad de términos que no entiendes en los textos, le has hecho esta pregunta a tu profesor de español. Y más seguro aun es que te suenen los siguientes consejos: haz listas con todas las palabras nuevas que aprendas cada día; ve muchas películas y series españolas con subtítulos en español, lee la prensa diaria… ¡Qué fácil es decirlo! ¿Verdad? Sin embargo, nada como que haya una historia detrás de una palabra para ayudarnos a memorizarla e incorporarla con más facilidad a nuestro discurso habitual. A los profesores de español nos encanta cuando podemos apoyarnos en una curiosidad para explicar el uso de un término, pero son los alumnos quienes realmente agradecen que, a veces, no todo parezca una sucesión arbitraria de letras.

¿Y si te dijera que las palabras con las que nombramos algunas de tus prendas favoritas tienen un curioso origen? ¿Quieres saber por qué se llama así ese accesorio imprescindible para ti? Entonces, sigue leyendo y descubre conmigo la historia que se esconde detrás de la ropa que guardas en tu armario. Además, a muchos estudiantes de español también les encanta ir de compras por la ciudad, así que ampliar su vocabulario sobre palabras en español sobre ropa siempre es muy útil.

La rebeca

Lo que los angloparlantes denominan ‘cardigan’, en España adoptó este nombre de mujer gracias a la película Rebeca, dirigida por Alfred Hitchcock en 1940. El personaje protagonista, interpretado por la actriz Joan Fontaine, vestía este tipo de chaqueta de punto, por eso, debido a la popularidad que tuvo el filme en este país, esta prenda terminó ligada para siempre al título de este clásico del cine.

Palabras en español sobre ropa

Película ‘Rebeca’, dirigida por Alfred Hitchcock en 1940

Los vaqueros

Un momento muy divertido en las clases de español es la cara de extrañeza de los alumnos cuando descubren que sus ‘jeans’ de toda la vida aquí se llaman vaqueros. Quizás muchos no sepan que el propio término en inglés viene de la expresión ‘bleu de Gênes’, que significa “azul de Génova”, el color del tinte natural con el que los marineros genoveses coloreaban sus telas, y que posteriormente los ingleses exportaron a América para aplicarlo a la fabricación de sus pantalones. La resistencia del material de esta nueva prenda hizo que fuera la más idónea para los trabajos que se precisaban en la conquista del Nuevo Mundo, entre ellos el cuidado del ganado. De ahí que en español, se use la palabra vaqueros (‘cowboy’ en inglés), ya que fue un tipo de ropa que durante mucho tiempo se asoció a esta profesión.

Las manoletinas (Spanish ballerinas)

Esta variedad de bailarinas tiene su origen en el calzado que se creó en el siglo XIX para la práctica del ballet clásico, pero en realidad deben su nombre a uno de los toreros españoles más emblemáticos. El matador Manuel Laureano Sánchez, “Manolete”, pidió expresamente en 1940 unos zapatos basados en la comodidad de las citadas bailarinas, pero con una suela más resistente y apta para torear. Su uso terminó traspasando el mundo del ruedo, siendo todavía hoy día una prenda de moda femenina habitual.

El bolso bandolera

Este accesorio se diferencia por tener una correa más larga que permite llevarlo cruzado desde el hombro. Precisamente por eso se llama “bandolera”, porque esta manera de colgarlo recuerda a la banda de cuero o tela donde los famosos forajidos del mismo nombre llevaban ocultas sus armas.

Las katiuskas (Wellington boots)

Estas botas de agua altas sacan su original nombre de la protagonista de una zarzuela (género de teatro musical español) que se estrenó en Barcelona en 1931. La pequeña Katia o Katiuska llevaba esta prenda imprescindible para días de lluvia (sí, en España también llueve) durante la mayor parte de la representación. La obra tuvo tanto éxito que, al igual que pasó con Rebeca, este tipo de calzado adoptó el pseudónimo de su heroína.



0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *