Un adjetivo muy madrileño

El adjetivo cutre tiene un significado muy claro según la Real Academia de la Lengua:

  1. Tacaño, miserable.

  2. Pobre descuidado, sucio o de mala calidad. Un bar, una calle, una ropa cutre.

Si nos dicen que algo es cutre seguramente no queramos comprarlo, sobre todo si se trata de un aparato electrónico porque pensaremos que está pasado de moda. Tampoco nos gustaría que nos regalaran algo cutre por nuestro cumpleaños. En este caso el regalo será algo barato que alguien habrá comprado sin pensar mucho en ti. Por supuesto, a nadie le gustaría irse de vacaciones a un hotel cutre sin los servicios ni las condiciones higiénicas necesarias.

Parece claro que esta palabra expresa una cualidad negativa. Sin embargo, cutre es un adjetivo muy madrileño y sirve para entender un poco mejor nuestra ciudad: cuando usamos este adjetivo en Madrid puede que signifique algo positivo. Muchos madrileños sentimos devoción por un tipo de bares en los que nos encontramos realmente cómodos: esos bares típicos con comida sabrosa y grasienta, bebidas a buen precio y sin ninguna pretensión de glamour. Esos “bares cutres” o también llamados “de viejos” tienen un encanto especial, quizá porque en ellos hablamos alto, comemos sin pensar en la salud y bebemos mucho sin pagar de más. ¡Ah! Y por supuesto, podemos tirar los huesos de aceitunas al suelo.

Un adjetivo muy madrileño

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *